Gente triste: Coldplay

En un nuevo domingo de cuarentena, cuando los domingos son más domingos que nunca, les traemos un nuevo especial de gente triste. Hoy hablaremos del disco debut de una banda que en los dosmiles se pensaba que podrían ser los nuevos Radiohead, pero hoy no son ni la sombra de lo que eran. Nos referimos a Coldplay y su precioso disco debut, «Parachutes». 

El álbum que ya tiene 20 años (cumplidos el 10 de julio pasado), nos entrega 12 de los mejores temas de toda la carrera de Coldplay, además de los más tristes. Fue producido por Ken Nelson y Chris Allison, y se hace un contraste entre lo que te hace sentir la letra y la música, creando una nueva emoción. Se ha comparado el disco con la canción «Perfect Day» de Lou Reed, donde la letra es muy hermosa y alegre, pero la música es muy muy triste.

«Don’t Panic», uno de los sencillos y el encargado de abrir el álbum, nos repite constantemente que vivimos en un mundo hermoso, pero no es así cómo se siente. 

«Shiver» es un grito desesperado a alguien que te rompió el corazón y ya te superó por completo. «Spies» habla de una lucha por salir de la rutina, por buscar algo mejor, porque si no luchamos aquí y ahora, quizá luego sea demasiado tarde (Apruebo en octubre!!!). «Sparks» es posible que sea la más triste de todo el álbum (y nuestra favorita), en la que Martin se pregunta si fue él quien alejó a la persona que amaba. «Trouble» es una canción de pesar, de sinceras disculpas y arrepentimiento por los errores del pasado. «We Never Change» habla justamente de eso, que nunca cambiamos, nunca aprendemos, a pesar de las buenas intenciones. Y dentro de todo este mix de temas tristes y lentas, llega «Yellow», quizá la única nota alegre del álbum, tanto en letra como en melodía, como una forma de decirle a quién se ama que la vida es mejor ahora que está en ella. 

Los dejamos invitadísimos a revisitar este hermoso disco, de los mejores de la carrera de Coldplay, y a llorar un poquito, que hace bien de vez en cuando.