Mujeres Bacanes: Florence Welch

¡Por fin es viernes! Como cada fin de semana les traemos a nuestra mujer bacán, y hoy toca desempolvar a una de las primeras que cubrimos en nuestra página, pero esta vez hay que darle el espacio que merece. Hablamos de la mítica Florence Welch.

Es la vocalista y compositora de la banda Florence + the Machine. Nació en Camberwell, al sur de Londres, donde su padre, un intérprete frustrado confeso, la impulsó a escuchar a The Ramones en lugar de Green Day y su abuela le cantaba para dormir.

Tomó clases de canto desde los 11 años y una de sus primeras bandas se llamaba Toxic Cockroaches (Cucarachas Tóxicas). A pesar de este acercamiento a la música, no creía que se dedicaría a esa área, sino que sería domadora de tigres. Además, su madre se oponía a que se dedicase al arte, ya que consideraba que era solo una fase, y aún lamenta que no haya asistido a la universidad.

No es secreta su fascinación por el terror y los mundos fantásticos. Esto viene de que cuando joven vivía muy cerca de un cementerio, cantaba en funerales y también presenció el deterioro de sus abuelos, culminando en el suicidio de su abuela cuando ella tenía solo 14 años, suceso del que habla en canciones como «Only if for a Night» y «The End of Love». El agua también ha sido un tema recurrente en sus composiciones y se debe a lo altamente metafórica que la considera, como símbolo de vida, muerte y transformación.

En 2007 grabó con la banda de jazz-funk Ashok, en cuyo álbum se incluye «Happy Slap», la primera versión de lo que sería «Kiss With A Fist», una de las canciones más populares de su primer álbum con su actual banda. Luego de grabar el disco sentía que no calzaba del todo con la banda, por lo que renunció, y una noche cualquiera se encontró con la representante Mairead Nash, a quien siguió hasta el baño cantando «Something’s Gotta Hold on Me» de Etta James, convenciéndola de trabajar con ella. 

El nombre de su banda nace del seudónimo que usaban junto a su amiga Isabella Summers cuando comenzaron a hacer música juntas, “Florence Robot / Isa Machine”, el que terminaron simplificando como Florence + The Machine. De ahí en más todo se volvió un poco más vertiginoso. Con el lanzamiento de «Lungs» el 2009, la carrera de la cantante despegó a alturas inimaginables, y en su afán por escapar del mundo, se perdió por un momento en las drogas y el alcohol.

En su primer álbum habla un montón sobre mundos fantasiosos e historias graciosas y de terror, mezclando todo en metáforas preciosas que se vuelven predominantes también en su segundo disco, «Ceremonials», en el que aún escondía su historia en la de otros. Con la llegada de «How Big, How Blue, How Beautiful» se aleja un poco de las historias ajenas para contar su propia historia, su visión del amor y el desamor y su problema con el alcohol. Este disco viene además con un cortometraje llamado «The Odyssey», que protagoniza ella misma, y en el que usa su propia casa como locación para «Ship to Wreck».

Su último disco, «High as Hope», es el más honesto y revelador a la fecha, con cada vez menos muros tras los cuales esconderse. Comienza a hablar de las cosas con nombre y apellido: su infancia, su relación con su hermana, un trastorno alimenticio, el vacío que deja alguien que no te responde un mensaje. Luego de este lanzamiento decidió publicar un libro llamado «Useless Magic», donde recopila las letras de todas sus canciones publicadas hasta la fecha, además de poemas, sermones, fotos, notitas en libretas y servilletas y su arte acumulado a través de los años. El título «Useless Magic» («Magia Inútil») viene del darse cuenta de lo premonitorias que se han vuelto la letra de muchas de sus canciones, que las escribe y con el paso de los años se cumplen, pero como no tiene cómo saber si eso pasará o no hasta que ocurre, es una especie de magia inutil.

Icono de la moda, artista, compositora, cantante, poeta y un huracán de energía sobre el escenario, no hay nada que nuestra mujer bacán de la semana no pueda hacer. Los dejamos invitadísimos a expresarle todo su amor y escuchar su preciosa música, con esas muchas canciones que ya se han vuelto himnos con el paso de los años, y dejarse llevar por su mística.