GENTE Triste:«Moodswings in This Order» de DPR Ian

Alguna vez, en el pasado, recomendamos a un colectivo artístico surcoreano de nombre DPR o Dream Perfect Regime. Hasta ese entonces contaban con lanzamientos principalmente bajo el nombre de uno de sus integrantes, DPR Live, y con un álbum de estudio colaborativo. Hoy sin embargo, en este domingo de gente triste, traemos el primer EP solista del encargado histórico del área audiovisual del colectivo. Esto es «Moodswings in This Order» de DPR Ian.

Ian se caracteriza por su estilo retro, cercano al rock and roll clásico en sus momentos de mayor energía y al soul y el R&B en los instantes más oscuros. A esto tenemos que sumarle el título del trabajo, donde se forma un juego de palabras. Literalmente se traduce a “cambios de ánimo en este orden”, pero el compositor nos contó que “in this order” también es un juego de palabras con “in disorder”, por lo que también puede traducirse como “cambios de ánimo en desorden”, y esos son suficientes antecedentes para anticipar lo que está por venir.

Christian Yu, o Ian, fundó Dream Perfect Regime en el 2016. Este artista australiano-coreano tiene un pasado con la música, pero al alejarse de la escena artística donde se encontraba decidió reinventarse por completo. En DPR dejó de lado el canto y el escenario para centrarse en el detrás de escenas, decidiendo desarrollarse como director y editor audiovisual de la agrupación.

Tuvimos el gusto de escuchar por algunos años su desarrollo musical en videos cortos y transmisiones de Instagram, además de la canción «zombie pop» que se lanzó en el álbum colaborativo «Archives», pero más allá de eso lo que vimos de manera constante por varios años fueron sus creaciones visuales, como los vídeos de «Jasmine» y «Kiss Me + Neon» de DPR Live.

Los primeros atisbos de «Moodswings in This Order» o «MITO» aparecieron en octubre del 2020 con el sencillo debut de DPR Ian, «So Beautiful», cuyo vídeo también fue dirigido por él. Su identidad artística se marca dentro de un vídeo de temática oscura. Entre criaturas sobrenaturales, una atmósfera lluviosa y blancos y negros acompañados a ratos de colores inesperados, Christian nos deja dar un vistazo a su mundo interno reflejado en versos laberínticos que muestran un amor casi predatorio, casi no humano.

Dos meses después llegó otro corte del EP, una colaboración con CL y DPR Live llamada «No Blueberries». El vídeo lo muestra en un restaurante antiguo, como los vistos las series «The Umbrella Academy» y «Stranger Things». Canta sobre una mesa con un arma en la mano, pero durante la mayor parte del vídeo se ve escapando del ataque de una criatura “sobrenatural” y maligna que es representada por él mismo. Sonoramente se mantienen las influencias que engloban el lanzamiento, con toques de soul, R&B y beats clásicos del chillhop.

Y el gran lanzamiento fue, finalmente, en marzo de este año. Terminaron siendo ocho los temas que conformaron «Moodswings in This Order». Ian hizo una sesión de escucha en vivo del álbum mediante Instagram y nos contó un poco sobre cada parte del trabajo. Lo que busca con el álbum es hacer ver que muchas veces intentamos separar el lado más aproblemado de nuestra personalidad de la identidad que poseemos y mostramos, pero que en verdad ese lado más oscuro somos nosotros, es una parte nuestra y que no está mal estar mal.

Por ello es que tomó todas las características que cree no ser, pero que aparecen en él en los peores momentos, y creó a Mito, un personaje o alterego sobrehumano  al que naturalmente le tiene resquemor, pero que termina siendo un héroe dentro de una narrativa de autodescubrimiento y reapropiación de todo aquello que siempre se nos dice que está mal sentir.

Es, entonces, ese corte homónimo el que abre el lanzamiento. La historia se cuenta desde la perspectiva de este personaje y de él mismo, enfatizando sus altibajos emocionales, tal como explicita el título del trabajo, y en cómo su existencia varía entre Mito e Ian. En «MITO» parece perdido, relata “solo estoy intentando mantenerme vivo, no quiero estar solo como ayer”. Menos de dos minutos conforman esta introducción, con un sonido distorsionado y casi angustiante que da paso al primer sencillo, «So Beautiful».

El aire retro clásico de aquel tema se contrasta con su sucesor, «Dope Lovers». Los beats se acercan más al hiphop y acompañan la voz de Ian en su rango más agudo. También habla acá sobre una relación tormentosa, una en que mientras él vive, la persona que está con él muere. Pareciera también narrar la situación desde afuera, refiriéndose a un él externo como “un amante roto que no sabía que lo era”.

Después de expresar la necesidad de escapar y un enamoramiento en «No Blueberries», nos encontramos con «Nerves». Desde un inicio la guitarra eléctrica nos hace ver que estamos frente a un track que entra en la categoría de rock alternativo. A pesar de su nombre, es la canción más tranquila en lo que va de la duración del EP. Expresa calma y claridad no solo en su instrumentalización, sino también en la letra de la canción, que resulta ser mucho más explícita y cohesiva que la de los cortes anteriores. El personaje parece tener mayor control sobre sí mismo y su mente y, a pesar de que se está sintiendo nervioso, intenta convencerse de que está haciéndolo bien.

En «Scaredy Cat» nos encontramos un personaje que se mantiene tan lúcido como en el corte anterior, pero mucho más sumergido en el miedo. Si tuviésemos que darle un sinónimo a esta canción, sería “ansiedad”. Se pregunta “¿por qué nadie entiende cuando digo que simplemente tengo miedo?” antes de dar paso a un coro donde pide “por favor, no más ataques al corazón”. Este track está acompañado por un vídeo musical que mantiene la estética que nos recuerda a décadas pasadas, pero se puede ver a Ian mucho más en control, incluso dentro del fuerte sentir.

Casi cerrando este trabajo debut se encuentra «Welcome to the show», una canción cargada de angustia. El instrumental lento e intenso se complementa con la voz angustiada del cantante, quien narra no saber quién es ni quién quiere ser, pero nos invita a quedarnos un poco más junto a él y nos da la bienvenida al espectáculo, una clara alusión a la máscara que muchas veces debemos utilizar en nuestro día a día. Esta canción está tan cargada del sentir real de Ian que él mismo asume que fue el track que más tiempo le tomó terminar, ya que trabajó en él solo cuando estaba en sus peores momentos. Es, según sus palabras, el Ian real, el que permanece después de cada presentación.

Cierra este trabajo debut «No Silhouette», un corte en el que el personaje vuelve a caer en aquel estado de pérdida. Suena a una despedida, con Ian repitiendo “me perdí a mí mismo” a lo largo de la canción. Podemos ver acá leves influencias electrónicas, pero también a un nivel sonoro cierra el ciclo regresando al estilo de las primeras canciones del trabajo.

Sin duda alguna, DPR siempre deja la vara alta con sus trabajos, y este EP debut de DPR Ian no hizo más que seguir consolidando la calidad que tanto él como el equipo de DPR siempre buscan. Es el trabajo perfecto para dar a conocer su identidad musical, su vulnerabilidad y aquel lado que siempre buscamos ocultar, pero también resulta un álbum perfecto para encontrar un poco de compañía de la mano del personaje Mito en un domingo frío y triste como este. Tal vez sintamos soledad y que cada vez nos perdemos más, pero al menos DPR Ian, Mito  y «Moodswings in This Order» nos acompañan en el sentir.

Comparte en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter