«Petals for Armor» de Hayley Williams:

Cuando florecer es un proceso doloroso

Hayley Williams es sin duda una artista que ha inspirado a muchas personas y, probablemente, tanto ella como su banda han marcado la adolescencia de varios. Y es que ser frontwoman en una banda llena de hombres, en una escena tan misógina como lo era (o es) la del pop-punk, no es una tarea fácil. Sin embargo, Hayley dio todo de sí, tanto musicalmente como luchando contra la prensa para que no solo se enfocara en ella.

Desde el principio la industria la quería a ella como solista, cuando le ofrecieron su primer contrato ella se negó a trabajar sola, eligió primero a su familia, esa familia que ella había elegido, su banda, logrando desde temprana edad irrumpir en la escena, ganando un gran espacio y transformándose en uno de los grupos más memorables de los 2000s.

Entre el éxito, la separación de Paramore con los hermanos Farro, un matrimonio y todo lo que trae consigo vivir bajo los reflectores de la fama, Hayley llegó al quinto disco de la banda («After Laughter») cargando todo ese peso, sumándose a este su divorcio tras una relación tóxica que duró diez años.

Terminó la gira, las luces se apagaron, volvió a casa luego de que la banda decidiera darse un descanso y simplemente todo explotó. Diagnosticada con depresión, estrés postraumático y ansiedad, comenzó a ir a terapia, específicamente siguiendo un tratamiento llamado EMDR (eye movement desensitization and reprocessing o desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares), el cual consiste en revivir hechos traumáticos, acompañado de movimientos rápidos frente a los ojos, ayudando a la persona a desensibilizarse respecto a estos recuerdos.

En una de las sesiones de esta terapia se visualizó a sí misma como si de su cuerpo salieran flores, lo que ella misma describe como algo que no fue hermoso, sino doloroso. De ahí surge el nombre del disco, la frase “wrap yourself in petals for armor” (“envuélvete en pétalos como armadura”) y el concepto de su segundo sencillo, «Cinnamon».

Hayley siempre defendió su banda como un todo, repetía frases como “Paramore is a band” (“Paramore es una banda”) y sus redes sociales decían “Hayley from Paramore” (“Hayley de Paramore”), por lo que para ella comenzar su carrera solista y crear un disco de esta manera era una idea muy distante, hasta que sus mismos compañeros de banda le insistieron que lo que siempre ha hecho ha sido música y si necesitaba liberarse, que lo hiciera a través de ella.

Si surge este disco, «Petals for Armor», es desde lo más profundo de sí misma, donde algo tan delicado y frágil como los pétalos de una flor pueden transformarse en una armadura, de su vulnerabilidad sacó su fuerza, desde sus sentimientos más “oscuros” logró crear algo tan hermoso y terapeútico como un álbum.

Y aunque mucha gente pueda decir que esperaba “algo distinto” de Hayley, esos comentarios son de las mismas personas que dicen que “Paramore ya no es Paramore”, cerrándose solo a lo que un género puede transmitir, el estilo musical de este álbum solo demuestra un crecimiento que venía desarrollando con su banda. Algo para bailar y llorar (como diría Teleradio Donoso).

Gracias a sus mismos amigos y compañeros de banda, logró componer y producir este álbum con ellos, un disco que simplemente no podían poner bajo el nombre de Paramore porque era algo demasiado personal, pero que aún así hicieron juntos. Todo este proceso fue registrado en videos caseros que terminaron por ser lyric videos de cada una de las canciones del álbum, en los cuales podemos ver la grabación y producción del disco, así como las sesiones de fotos. Todo esto junto a Taylor York, Joey Howard, Zac Farro, Lindsey Byrnes (fotógrafa) y Brian J O’Connor (estilista).

«Petals for Amor» es el resultado de la mezcla de sentimientos, de la rabia y tristeza a la liberación. De entenderse a sí mismo. De recordar quienes están ahí para ti, desde tu familia (la de sangre y la que se elige) y amigos. Williams en este disco está floreciendo y pese a que aún lidia con sus problemas de salud mental, la persona que es hoy, es otra, está sanando. Hayley es y seguirá siendo una inspiración, una referente para miles de personas, ya sea por su talento, por su música, por ser una mujer que se alzó en una escena machista, por abrir su corazón respecto a sus sentimientos y su salud mental o por todas las anteriores. Ella nos recuerda que por más que sea una referente en la industria musical, es humana igual.

Gracias Hayley por florecer, dejarnos este disco, transmitirnos y enseñarnos tanto a través de ti y tu música.

Comparte en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter