UNKNOWN TREASURE: «DEGRADATION, DEATH, DECAY» DE IAN MILES

¡Ya es sábado! Y como siempre te traemos algo que tal vez no conocieras, o tal vez si. En cualquier caso, siempre es bueno encontrar algo nuevo que suene familiar. La joya escondida del día de hoy es cortesía del guitarrista de la banda Creeper, Ian Miles. Si bien Creeper ya es definido por sus mismos integrantes como más un proyecto artístico que una banda, el álbum debut de Ian Miles lleva esa idea a otro extremo.

«Degradation, Death, Decay» está inspirado en la estética sonora de los años setenta y con una estética halloweenense que se nota desde el primer momento en que nos encontramos con el disco, la máscara digna del asesino de una película slasher casi hace chocante el hecho de que la música sea tan dulce y dolorosamente suave, lo que crea una mezcla maravillosa para quienes disfrutan de la música triste acompañada de estéticas oscuras.

Con respecto a la música, Ian asegura que al crear canciones desde los quince años, no quiere que el foco de este disco esté en él, por lo cual la promoción fue muy limitada y él mismo decidió esconderse, usar un disfraz y una simbología que no fuera natural de él, pero que al mismo tiempo muerta una parte tan interna y vulnerable de sí mismo.

Esto se puede notar en la cita de Kerrang: «It’s just taken me that long to build up the confidence to actually put it out there. I recorded it all in my freezing cold spare room where the heating doesn’t work. I listen back to this record, and I can hear how cold I was in my voice. I had to wait until my wife left the house because I felt anxious about singing while she was around, but now it’s so rewarding to make something out of nothing.» (Me tomó bastante tiempo crear la confianza para realmente sacar él disco. Grabé todo en una habitación extra, que estaba básicamente congelada y el calentador no funcionaba. Escuchando el disco ahora, puedo escuchar el frío en mi voz. Tenía que esperar a que mi esposa saliera de la casa porque me daba ansiedad cantar cuando ella estuviera cerca, pero ahora es bastante grato haber creado algo de la nada.)

Tener esta especie de alter ego le ayudó en todo sentido, si se tuviera que describir en una palabra, sería oscuridad, pero no es una oscuridad mala, ni dramática, ni algo sacado de alguna película de terror. Es la oscuridad necesaria para estar tranquilo en soledad, pero no la suficiente para sentirte aplastado por la misma. Líricamente, Ian toca temas personales como sus problemas mentales y la época que ha estado medicado hasta creer que iba a perder la cabeza. Pero aquello no impedía que siguiera con su vida hasta hoy, los altos y bajos de su viaje con la salud mental se pueden notar en cada canción de «Degradation, Death, Decay»

El disco no es para nada perfecto, la mayoría del tiempo acústico y realmente pudiéndose escuchar esa incomodidad y frío en su voz, además de que Ian Miles no es un cantante natural, usa sus propios errores para incorporarlos como parte de las canciones son las imperfecciones las que van creando un ambiente al que cualquiera con un poquito de dolor en el corazón pueda relacionarse, es un disco cercano y cautivante, perfecto para nosotres.

Te dejamos con el video de «Overwhelmed».

Comparte en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter