RECOMENDACIÓN: The Voidz

Hace menos de dos semanas celebramos y fuimos testigos del regreso de los eventos multitudinarios dedicados a la música. Esto a través de la tan esperada décima versión del festival Lollapalooza, que además propició el regreso a nuestro país de los neoyorquinos The Strokes, encargados de cerrar con broche de oro la noche del domingo. 

Dado el hype y la emoción que desató la presentación de Julian Casablancas y compañía, creemos que también es necesario revisitar los distintos proyectos de un artista que acaparó la mayoría de las miradas durante aquel fin de semana. Y es que dentro de la industria musical no es nada raro que algunos líderes de bandas consagradas tengan otros proyectos igual de sobresalientes. Así es que este miércoles lo dedicamos a recomendarte una de las distintas facetas del vocalista en el ámbito musical: The Voidz.

Inicialmente llamado Julian Casablancas + the Voidz, el proyecto nació el año 2013, de la mano de Casablancas junto a Jeff Kite (percusión), Alex Carapetis (teclados) y Jake Berkovici (bajo). Estos tres habían sido miembros de Sick Six, la agrupación de acompañamiento de Julian durante la gira de su álbum en solitario de 2009, «Phrazes for the Young».

Del mismo modo, y propiciado por su amistad con Casablancas, prontamente se unirían al proyecto Jeramy “Beardo” Gritter y Amir Yaghmai, ambos a cargo de las guitarras y sintetizadores. Ya con el sexteto conformado, comenzarían a crear música juntos. Julian presentaría al sexteto a través de un pequeño documental de ocho minutos, grabado con cámaras caseras, que daría un recorrido por sus sesiones de grabación y dejaría ver la dirección musical de la banda.

Inicialmente, la banda firmó con Cult Records, sello discográfico de Casablancas. Sin haber lanzado aún un primer disco y tras una negativamente criticada primera aparición en el festival SXSW, la banda comenzaría a recorrer el mundo a través de una serie de festivales, cuya primera tanda incluyó una presentación en la versión 2014 del festival Lollapalooza, llevado a cabo en nuestro país. Desde un principio el sonido del grupo se caracterizaría por su atmósfera oscura y experimental, combinando noise rock con sintetizadores, psicodelia y ocasionales destellos de indie pop.

Esa combinación daría forma a «Tyranny», primer álbum de la banda lanzado en septiembre de 2014. Mucho más oscuro que su álbum en solitario, este sería una combinación de incontables sonidos y texturas diferentes que Julian no había adoptado por completo en sus trabajos anteriores. Su colección de canciones exploraría mezclas tímbricas no convencionales, compases extraños e ideas melódicas inusuales. Sónicamente abrasivo en muchos lugares, aparentemente a propósito, el álbum cumplía con su objetivo de traspasar los límites musicales.

Prueba de esto sería su primer single «Human Sadness», una obra desmedida y ambiciosa de casi 12 minutos que destaca por sus ideas, su concepto y su significado, y en la que prima la experimentación a través de sonidos chillones, computarizados, guitarras estridentes y autotune.

El álbum recibiría críticas mixtas, pero fue reconocido en general como un experimento musical interesante. Si bien no fue un gran éxito comercial, fue sin duda un comienzo audaz para la producción de la banda con canciones destacadas como el segundo sencillo «Where No Eagles Fly» o «Father Electricity».

Con ese empeño de ser una banda que supera los límites, sacando música que ellos mismos quieren escuchar y no necesariamente los demás, llegaría su segundo álbum «Virtue», que se desmarcaría de la densidad asfixiante de su predecesor gracias a sus arreglos más pulidos y su mayor diversidad musical. Lanzado en marzo de 2018, el álbum marcó el cambio de la banda al sello RCA y el establecimiento definitivo de su nombre como The Voidz. El anuncio del álbum se produjo a través de un video publicado en el canal de YouTube de la banda que, hasta cierto punto, parodia el video musical «Thriller» de Michael Jackson. Este también presentó un pequeño elenco de personajes que terminarían apareciendo en los videos musicales de la banda a principios de 2018.

El 23 de enero, la banda lanzó «Leave It In My Dreams», primer sencillo del álbum, una canción marcada por sus aires reminiscentes al sonido de The Strokes. Al día siguiente lanzaron «QYURRYUS», una canción opuestamente diferente que la banda describiría como «cyber-arabic-prison-jazz». Unas semanas más tarde vio la luz «Pointlessness», tema de cierre del álbum que no sonaría fuera de lugar en una película de terror, creando tensión y terminando con un clímax musical gigante. A principios de marzo la seguiría «All Wordz Are Made Up», una canción que podría ser descrita como Michael Jackson haciendo un dueto con un robot en una melodía muy grande y pegadiza. Finalmente, el último single lanzado a mitad de marzo sería «Aliennation», con un gran ritmo de hip hop y melodías aún más pegadizas.

Si aún no ha quedado claro, The Voidz son más que capaces de producir una amplia variedad de sonidos. Y con los singles que condujeron a su segundo álbum, lograron demostrar que podían tener éxito en ser experimentales y al mismo tiempo crear pistas muy agradables al oído. Julian ha declarado que esperaba que Virtue llegase a un público más amplio y que la naturaleza ecléctica de su música significase que hay algo en ella que todos pueden disfrutar. “Todos en esta banda somos muy abiertos musicalmente, lo que crea un gran ambiente para crear”, afirma el guitarrista Amir Yaghmai, “no me preocupa que algo sea demasiado pop o demasiado experimental cuando estoy sentado en una habitación con estos muchachos. Es una de las primeras veces que siento que puedo tocar lo que realmente me apetezca y no pensar en el contexto en el que se encuentra o en la audiencia a la que llegará. Es una sensación muy agradable de libertad cuando estamos improvisando”.

Desde el lanzamiento de Virtue, la banda colaboró con Mac DeMarco, quien produjo dos de sus siguientes canciones «Did My Best» y «The Eternal Tao», publicadas en 2019. Estas también tuvieron una versión extendida, además de una colaboración que la banda realizó con el equipo de béisbol favorito de Casablancas, los New York Mets, utilizando «The Eternal Tao» con motivo del inicio de la nueva temporada de Grandes Ligas en los Estados Unidos.

The Voidz comenzaría como una salida creativa para que Casablancas y sus nuevos colaboradores experimentasen y se volviesen raros en formas en las que en sus previos proyectos no podían. El escuchar su música da la sensación de que con cada extraño giro, puente o estribillo, por cada chirrido de guitarra o voz autotuneada, Casablancas está en algún lugar sonriendo para sí mismo, feliz de tener una salida donde finalmente puede expresarse de manera fidedigna.

Comparte en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter