Lunes De Icónicos:

«Since I Left You» de The Avalanches 

Un buen compositor no imita; roba”. Dicha cita, acuñada por el compositor ruso Igor Stravinsky, sería una de las tantas premisas claves en el nacimiento de Plunderphonics (o “saqueo-fonía” en español), proyecto del compositor canadiense John Oswald, quien creó el término para describir su oficio en un artículo llamado «Plunderphonics o la piratería del audio como privilegio composicional», publicado en 1985. 

Éste hace alusión al uso de samples para crear algo completamente diferente; canciones compuestas exclusivamente por piezas de otras canciones, que a menudo no suenan en absoluto como lo hacían originalmente. Con el tiempo, el concepto terminaría convirtiéndose en un género musical por sí solo más allá de una declaración de principios, que alcanzaría uno de sus puntos más álgidos a comienzos del siglo 21. Es por esto que, siguiendo esta línea, este lunes lo dedicamos a un debut tan vanguardista como icónico, nos referimos a «Since I Left You», primer álbum de la banda australiana The Avalanches.

Desde antiguas pistas de R&B, pasando por instructivos de golf y hasta el clásico «Holiday» de Madonna, la genialidad del álbum radica en el uso exclusivo de samples para crear las 18 canciones que lo componen. Y el logro no es menor, de acuerdo a la misma banda cada canción se compone de alrededor de 200 samples, que incluyen pequeñas líneas instrumentales, ritmos, voces, un sonidito aquí y otro allá, y que hacen del elepé un complejo collage futurista de entre 1000 a 3500 samples en total, pues se desconoce la cifra total exacta.

El origen del disco (y de la banda) se remonta a 1997, con la unión de Robbie Chater, Tony Di Biasi y Darren Seltmann quienes, tras un par de intentos fallidos en agrupaciones anteriores de corte noise y punk, combinarían en The Avalanches sus ansias por ser productores con su dedicación a la recolección de música a través de vinilos de segunda mano. Inicialmente titulado «Pablo’s Cruise», la construcción del álbum comenzaría en 1998, habiendo ya publicado 2 EP a dicha fecha, «El Producto» (1997) y «Undersea Community» (1999). Estos primeros trabajos vacilan entre el hip-hop medio experimental, rústico y agresivo de la escuela de Beastie Boys y una sofisticación atmosférica ligada al trip-hop.

como los mencionados Beastie Boys, Public Enemy o Beck, brindándoles la atención mediática necesaria para poder dedicarse de tiempo completo a su LP debut. Tras meses de grabación casera, y pese a las dificultades técnicas y legales que incluyen los procesos de digitalizar vinilos y pedir permisos para usar samples, «Since I Left You» sería lanzado el 27 de noviembre del 2000.

El disco sería concebido inicialmente como un álbum conceptual que girase en torno a una historia de amor. Chater describiría la idea como «una búsqueda internacional del amor de un país a otro. La idea de un chico que sigue a una chica por todo el mundo y siempre está un paso por detrás. Y eso fue sólo porque teníamos todos estos registros de alrededor del mundo, y queríamos usar todas esas cosas«. Sin embargo, esta idea se abandonó cuando el grupo sintió que no debían hacer que sus temas fueran demasiado obvios.

Así, el sonido del álbum terminaría siendo respuesta a la música dance de ese momento, que el propio Chater sentía que se enfocaba en la grandilocuencia de los beats y la producción. “Piensa en un disco como «Block Rockin ‘Beats» de Chemical Brothers, con esos increíbles tambores, y cuán inmensos suenan esos temas». La banda sintió que su música antigua no podía compararse con ese sonido y desearon una grabación con menos tonos graves que estuviera influenciada por la música de los 60s como Beach Boys y Phil Spector.

De por sí, la introducción del álbum en su tema homónimo presenta una atmósfera cinematográfica que, junto a la subsecuente «Stay Another Season», realza la belleza y el leit motif de la banda: convertir desajustes sónicos obvios en algo propio. Piezas de nu-disco con un sonido electrónico y atemporal combinando sampleos de caballos, cantantes rastafari e invitaciones a discotecas que de alguna manera logran tener mucho sentido bajo la dirección magistral de la banda. De hecho, muchos de los momentos más interesantes de «Since I Left You» provienen de estos desajustes. «A Different Feeling» combina trompetas de 1974 con sonidos de videojuegos de 1988 en un soul clásico con sonidos futuristas, que constituyen parte sustancial de la magia en el álbum. «Radio» se centra en un sampleo vocal similar a un mantra con una gruesa línea de bajo estilo disco y fragmentos de guitarras con sintetizadores. «Frontier Psychiatrist», segundo single del álbum y su canción más cómica, utiliza un pesado beat de estilo ninja y el sample de un loro en el scratch para entregar muestras de 37 grabaciones de spoken-word, resultando en un extraño e hilarante pastiche de frases.

Justo cuando el mundo se encontraba interiorizando y superando el caos, la debacle y la manía que supuso el cambio de milenio, un par de jóvenes australianos irrumpieron en escena con un lienzo sonoro tan definitivo como inconmensurable. Sin haberlo imaginado, se trataría de una ópera prima que pasaría a la historia como uno de los mejores discos de este siglo sin tener ni un segundo de material “original”. Además de poner en el mapa a The Avalanches y catapultarlos como una banda de culto, «Since I Left You» derribó cada idea preconcebida al momento de hacer música, abriendo nuevas puertas a la producción y conceptualización musical. Hoy, a más de 20 años de su debut, sigue impresionando a nuevos oyentes gracias a su meticulosa construcción. Y pese a que quizá nunca logremos identificar a ciencia cierta cada uno de sus samples, nos quedará siempre en la memoria su impronta rebosante de espontaneidad, alegría, tristeza, humor, reflexión y desbordante humanidad en general.

Comparte en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter