Black Veil Brides en Chile: Un regreso maduro pero sólido

22-03-2024 | Reseñas

Reseña por @valsblues

Continúan los retornos nostálgicos a nuestro país y en esta ocasión presenciamos el paso de la banda de rock, glam metal y alternativo estadounidense Black Veil Brides con su gira «BLEEDERS». Una noche que comenzó con toda la fuerza de la banda chilena de post-hardcore CHANCES, que con «Primero en Caer» avivó los ánimos que ya estaban encendidos para esperar a la banda que marcó una época en la historia del rock contemporáneo.

Con la teatralidad de siempre en una versión más madura, la banda de Ohio formada por Andy Biersack en la voz, Jake Pitts en la guitarra principal, Jinxx en guitarra y violín, Lonny Eagleton en el bajo y Christian «CC» Coma en la batería anunció su entrada al son del «Opening Title» de la banda sonora de «Sweeney Todd: El Barbero Demoníaco», para luego plantarse en el escenario con «Crimson Skies» ante un público muy diverso que, o les veía por primera vez o venían al reencuentro que esperaron por casi una década.

La rebeldía se apoderó del Teatro Coliseo de Santiago con un Andy Biersack un poco más recatado, pero con el mismo ímpetu de hace casi 10 años. El público ya se demostraba devoto ante «Rebel Love Song», «Wake Up» y «Nobody’s Hero», que evidenciaron que el vocalista aún tiene la capacidad de manejar y conectar perfectamente con su público.

La consistencia de la discografía de la banda a través del tiempo se vio reflejada en el mismo público, que jamás dejó de saltar, cabecear y alzar los brazos con fuerza mientras coreaban cada canción, tanto así que la ola de fanáticos tuvo que ser detenida luego de «Scarlett Cross», debido al riesgo de caída de las barreras, lo que llevó al equipo técnico y al mismo vocalista a pedirle a la gente que dieran unos pasos hacia atrás para poder continuar el show. La pausa de casi 10 minutos mostró a un Andy preocupado que gestionó firmemente la seguridad e hidratación de sus fans y antes de continuar remarcó “cuídense el uno al otro, les amamos”.

Un momento a destacar fue un interludio que demostró la maestría de Christian “CC” Coma en la batería, con un solo admirable presentado entre fragmentos de «Also Sprach Zarathustra» de Richard Strauss y «I Wanna Dance With Somebody» de Whitney Houston, que dio el toque cómico a la noche que comenzó a despedirse con «Knives and Pens», un clásico de la banda que se forjó en torno al concepto principal de BVB: creer en uno mismo, aceptar lo extraño, defenderse y aprovechar la vida.

El encore del show dio espacio al momento más emocional de la noche con la melancolía de «Lost It All» en una performance acompañada del violín en manos de Jinxx, digna de un concierto clásico, que en vivo tiene mucho más presencia que en su versión de estudio. Les fans se despidieron de la banda con un fan action en «Fallen Angels», himno que marcó para muchos el primer encuentro con Black Veil Brides en el año 2011 y que así lo demostraron alzando el puño y levantando carteles con la frase “we are the fallen angels” (somos los ángeles caídos).

Las canciones caracterizadas por los mensajes de autovalidación, valentía y resiliencia, la capacidad vocal intacta de Biersack que maravilló con sus clásicos guturales, la complicidad entre las guitarras y bajo de Jake, Jinxx y Lonny, que deleitaron con sus característicos riffs mientras el baterista hizo de las suyas, demostraron la solidez de la carrera musical de Black Veil Brides, aun en una faceta más madura, pues no hay nada mejor que la experiencia para demostrar que las letras de hace más de una década perduran en el camino de la adultez, tal como dio cuenta el feroz coro de «In The End» que culminó el show. 

La velada de los ángeles caídos fue una hora y veinte minutos de hit tras hit y que, si bien dejó gusto a poco, dio un repaso preciso por los puntos más populares de casi toda su discografía, lo suficiente para ansiar que el siguiente proyecto musical de la banda traiga consigo un pronto regreso más extenso.

«Breakfast on Pluto»

Hoy hablaremos de «Breakfast on Pluto» (2006), una película dirigida por Neil Jordan y protagonizada por nuestro Peaky Blinders favorito, Cillian Murphy, quien le da vida a “Kitten”, un personaje que fácilmente se robará tu corazón.

«Yo no te pido la luna» por Javiera Mena

En esta nueva edición de martes de covers, les hablaremos de la versión de una canción querida y recordada durante generaciones. Hoy nos referimos a «Yo No Te Pido La Luna» de Daniela Romo, interpretada por Javiera Mena.

«Yellowjackets»

Este jueves de cine hablamos de «Yellowjackets», una intrigante serie ambientada en la década de los 90  que sigue la tradición narrativa del clásico libro «El señor de las moscas».

«boy» de Luke Hemmings

Luke Hemmings, vocalista principal de la banda australiana 5 Seconds Of Summer, nos invita en este domingo de gente triste a conocer su segundo EP en solitario: «boy», una oda a la soledad y al descubrimiento del sí mismo.

«Espresso» por Wallows

Este martes de covers presentamos «Espresso» de la multifacética cantante estadounidense Sabrina Carpenter, esta vez interpretada por el trío Wallows.

«Last Words of a Shooting Star» de Mitski

Domingo de Gente Triste queremos explorar una de las canciones de Mitski que nos muestra cómo ella puede definir perfectamente la tristeza. Hablamos de «Last Words of a Shooting Star».

Karen O.

Si hablamos de mujeres bacanes en la música, una de las que destaca dentro del indie rock, por su poderosa presencia, su icónico estilo y su peculiar voz, sin dudas es Karen O, vocalista de Yeah Yeah Yeahs.

«Perfect Days»

La película de este jueves está dedicada a los aficionados del cine optimista, quienes aprecian la belleza en los rincones más recónditos de la sociedad. Una prueba de cómo se puede sentir tanto con tan poco. Hablamos de «Perfect Days».

«Linger» por Royel Otis

Este nuevo martes de covers hablaremos de a la icónica canción «Linger», interpretada esta vez por Royel Otis.

«Love Is a Laserquest»

En este nuevo Unknown Treasure, nos teletransportamos al año 2011, cuando Arctic Monkeys estrena su disco «Suck it and see», para hablar de una de las joyas más recordadas de esta era: «Love Is a Laserquest».